CRÍTICAS TRADICIONALES CONTRA LA EXOBIOLOGÍA:

  • Algunos críticos dicen que los extremófilos pudieron haberse adaptado a los ambientes hostiles millones de años después de la aparición de las primeras formas bióticas. ¡Por supuesto! Estoy de acuerdo, aunque también pudo haber sido al contrario. Recordemos que las condiciones que actualmente consideramos como inhóspitas eran las condiciones óptimas prevalecientes para la ocurrencia de la abiogénesis, y que las formas vivientes extremófilas modernas pueden ser descendientes de los sobrevivientes de aquélla época.

  • También arguyen que los posibles biosistemas extraterrestres pudieron seguir trayectorias evolutivas distintas a las de los biosistemas terrestres. ¡Claro que sí! Esos probables organismos extraterrestres pudieron seguir trayectorias diferentes a las de las formas vivientes terrestres, pero dentro del conjunto de trayectorias potenciales en el cosmos, no en el conjunto de trayectorias inventadas por nosotros.

  • Los críticos expresan a toda voz en los Medios que pensar que todas las estructuras bióticas en el Universo se basan en el Carbono y el Agua es dogmático y restrictivo, y que los exobiólogos debemos mantener nuestras mentes abiertas a la opinión de los demás. De hecho, mantenemos nuestras mentes abiertas, pero solo hacia lo que se ajusta al comportamiento de la naturaleza. Nuestro deber es rechazar todo vestigio de pseudociencia ideológica. Una cosa es cómo se comporta la naturaleza y otra muy distinta es lo que sabemos acerca de ese comportamiento. Nuestra ignorancia o nuestra erudición no influyen en la forma de actuar de la naturaleza.

  • También dicen ellos que cualquier sistema termodinámico extraterrestre que crezca, se reproduzca, obtenga energía y evoluciones será un ser viviente, aunque no estuviera hecho de carbono. Si esto fuera suficiente para catalogar a los seres como vivientes, tendríamos que replantear toda la Biología y la Cristalografía. Todos los materiales que hicieran esto tendrían que ser considerados como seres vivientes, aunque fuesen cristales de cloruro de cobalto, de sulfato de cobre o… priones.

  • Los anti-exobiologistas aducen que cualquier forma viviente en el universo tendría qué poseer estructuras moleculares complicadas, y que no tendría porqué parecerse a los biontes terrícolas. Existen estructuras moleculares cósmicas mucho más complicadas que los seres vivientes y no están vivas; por ejemplo, la Tierra, un asteroide, el planeta Júpiter, el Sol, etc.

  • Algunos detractores de la Exobiología me han dicho que tal parece que los exobiólogos no toman en cuenta la evolución cuando solo buscan microorganismos primitivos en Marte. La razón de buscar solamente microorganismos en Marte es porque éste es un planeta ya explorado en el cual no se han observado formas vivientes multicelulares como las de la Tierra. No hay musgos, líquenes, pasto, árboles, insectos, etc. Se buscan microorganismos primitivos por la sencilla razón de que sabemos que en Marte las condiciones propicias para la evolución de organismos multicelulares cesaron hace unos cuatro millardos de años (recuerde que un millardo equivale a mil millones, en este caso, de años).

La respuesta elocuente de la ciencia es que la crónica de la vida en la Tierra refiere sucesos ligados estrictamente a la Física y a la Química Cósmicas. Luego pues, la vida en la Tierra no es única ni está dominada por la eventualidad, sino que ha sido determinada por las leyes fundamentales del Universo; en consecuencia, las estructuras microscópicas de los seres vivientes en el Cosmos no pueden ser muy diferentes a las de los organismos vivientes en la Tierra. Si la existencia de otras configuraciones bióticas fuese posible, éstas existirían en la Tierra.

TOP OF PAGE ^^

®
®
This Website created and kept up by Nasif Nahle et al.
Copyright© 2006 Exobiology, by Biology Cabinet Organization
ALL RIGHTS RESERVED
<<< ÍNDICEPÁGINA 10: Metodología para la Investigación Exobiológica >>>
®
EXOBIOLOGÍA
Por Biól. Nasif Nahle Sabag
Certificado por Harvard en Investigación Científica ICAM

<<< ÍNDICEPÁGINA 10: Metodología para la Investigación Exobiológica >>>