CÓMO DISTINGUIR FORMAS VIVIENTES EN CUERPOS SIDERALES EXTRATERRESTRES:

¿Cómo serán las primeras formas vivientes que encontremos en otros mundos y cómo podremos saber que están vivas? El procedimiento no es muy sencillo. La prueba la tenemos en el enorme debate que provocó el meteorito marciano Allen Hills encontrado el 4 de Agosto de 2001 en la Antártica.

La célebre imagen de una estructura microscópica encontrada en el meteorito marciano Allen Hills-0804001 (ALH-0804001), ¿es el fósil de un ser viviente o es un artefacto inorgánico?

Hallazgos esgrimidos como evidencia a favor de que era el fósil de un microorganismo marciano:

a) Se observaron hidrocarburos policíclicos aromáticos semejantes a los que se han encontrado en fósiles terrestres.

b) Se encontraron glóbulos de minerales carbonatados con núcleos de manganeso y con cortezas de carbonato de hierro, sulfato ferroso, magnetita y pirita, alrededor del residuo en el meteorito marciano.

c) Se descubrieron microesferas ovoides alrededor de la concreción del meteorito que medían entre 20 y 100 nanómetros de diámetro, las cuales fueron sido consideradas como fósiles de bacterias marcianas primitivas por científicos de la NASA.

Hechos contextuales en contra de la hipótesis del microfósil en el meteorito ALH-084001:

a) Pudiera ser que los hidrocarburos policíclicos aromáticos fueran desechos de organismos terrestres adheridos a la roca marciana.

b) Los minerales pueden formar glóbulos en forma espontánea no biológica. Se han encontrado glóbulos de origen no biológico en otros meteoritos.

c) La identificación de las esferas ovoides como nanobacterias ha sido muy criticada por los científicos, tanto dentro como fuera de la NASA, porque se recurrió a la ideología de Feyerabend de “Todo Vale”, la cual consiste en la inclusión de elementos incoherentes dentro de una teoría aceptable en la cual esos elementos son incompatibles (por ejemplo, el deducir que no porque no hayamos visto dragones no quiere decir que estos no existan, o como decir que en este inmenso Universo las leyes no son fijas ni universales y que todo lo imaginable es posible). El organismo más pequeño conocido es una arqueobacteria llamada Nanoarchaeum equitans que vive como simbionte obligado sobre otra arqueobacteria llamada Ignicoccus. Nanoarchaeoum equitans mide 400 nm (0.000000400 m). Un nm = 10-9 m = 0.000000001 m.

Al final del dictado de este mismo tema, una persona me preguntó si podrían existir seres más pequeños que las arqueobacterias. Es difícil tenerlas tiesas en público ante una ideología pseudocientífica; sin embargo, lo hice en aquella ocasión y me gané el desprecio de los aficionados que atendían a mi conferencia: Los biólogos moleculares consideran que las estructuras moleculares mínimas  para sustentar el manejo eficiente de la energía no cabrían en un volumen menor a 210 nm. Los gránulos mitocondriales miden de 30 a 50 nm cada uno. Sus moléculas de ADN y de ARN miden 15 nm cada una. Cada molécula completa de ATP Sintetasa mide 10 nm cada una y hay cientos de ellas en una sola mitocondria. Tomando en cuenta a todas las moléculas de carbohidratos, lípidos y proteínas necesarias para el metabolismo celular independiente, su tamaño mínimo sería de 210 a 250 nm de diámetro.

Las bacterias son ligeramente mayores que las mitocondrias (de 1000 a 4000 nm de largo y de 200 a 1000 nm de ancho, esto es, 0.04 µm3). Las arqueobacterias son un poco más pequeñas; por ejemplo, Nanoarchaeum equitans, que mide 400 nm de diámetro. Este termófilo vive como simbionte obligatorio de otro termófilo llamado Ignicoccus. Ambos se descubrieron en una fumarola hidrotermal en Islandia.

Más evidencia en contra de la hipótesis del fósil marciano en el meteorito ALH-0804001 son las siguientes:

a) Es posible sintetizar in Vitro depósitos abióticos idénticos a los encontrados en el meteorito marciano mediante procesos no biológicos.

b) La edad del meteorito es 4.5 millardos de años. Sin embargo, la edad de las concreciones en el meteorito es de 4 millardos de años. Lo cual implica una probable emergencia de seres vivientes en un planeta que ya no podía mantener organismos vivientes. De acuerdo a los estudios de David Shuster y Benjamín Weiss, Marte siempre ha sido un planeta helado y agresivo para la vida. Ellos realizaron estudios en muchos meteoritos marcianos, encontrando que Marte se congeló hace 4000 millones de años, tan sólo 400 millones de años después de la concreción del planeta. Esto ha sido confirmado por otros investigadores.

c) Los hidrocarburos policíclicos aromáticos del meteorito marciano se han encontrado en otros meteoritos, en donde se sintetizaron mediante procesos no biológicos.


Por último, Robert E. Kopp III, de la Universidad de Chicago, ha demostrado experimentalmente que las concreciones orgánicas del meteorito ALH-084001 son en realidad residuos de bacterias terrestres de la Antártica. ¡Mil disculpas por el inconveniente!

En el meteorito MIL-03346 se encontraron micro-túneles similares a los que dejan los bacilos terrestres cuando mueren y se desintegran. Por esta razón, algunos ingenieros de la NASA publicaron que podrían ser los féretros de bacterias marcianas. Sin embargo, los biólogos de la NASA examinaron meticulosamente dichos micro-túneles y encontraron que:

a) Los diámetros transversales de los microtúneles en el meteorito es extremadamente pequeño (20 nm de diámetro), tanto como para no ser compartimientos dejados tras la desintegración de bacilos, como se pensaba.

b) Los geólogos encontraron estructuras idénticas en rocas volcánicas terrestres de la antártica de origen no biológico.

c) A diferencia del meteorito  ALH-084001, el meteorito MIL-03346 no presentaba rastros de compuestos orgánicos, por lo que la idea de bacilos marcianos fue descartada de inmediato.

Ya vemos que no es fácil identificar seres vivientes ¿cómo podremos estar seguros en otros planetas si no estamos ahí para constatarlo físicamente? La exobiología moderna ha propuesto los siguientes métodos para comprobar la presencia de seres vivientes en otros mundos fuera de la Tierra:

  • Hallazgo de subproductos de seres vivientes; por ejemplo, Metano, Ácido Sulfhídrico, Ceras, Celulosa, leche, excrementos, etc.

  • Observación de cambios en el entorno por la actividad de seres vivientes; por ejemplo caminos dejados por el paso de los individuos (como los de las hormigas), horadaciones en el suelo o en las rocas rodeadas por materiales propios  del medio (como los agujero de los topos y los hormigueros).

  • Observación de estructuras que inequívocamente puedan ser identificadas como estructuras de origen biológico como exoesqueletos, pelo, fibras, etc.

  • Siembra en medios nutritivos en laboratorios microbiológicos portátiles automatizados (Vikingos).

  • Trayéndolos aquí.

¡Qué difícil! ¿Verdad? Ya hemos visto cómo hemos fallado en nuestros intentos por encontrar productos secundarios de organismos vivientes, como el metano de Marte. Además, hemos visto cómo los fenómenos geomorfológicos pueden ser muy engañosos, como las capas sedimentarias de Marte y las bacterias de la Luna. Los laboratorios espaciales han fracasado en proporcionarnos datos factibles que nos permitieran distinguir procesos biológicos de los no biológicos; por ejemplo, los datos enviados por el Spirit y el Opportunity. Traerlos aquí no es posible en la actualidad, pues sería muy costoso y complicado.

TOP OF PAGE ^^

®
®
This Website created and kept up by Nasif Nahle et al.
Copyright© 2006 Exobiology, by Biology Cabinet Organization
ALL RIGHTS RESERVED
<<< ÍNDICEPÁGINA 12: Fuerza Motriz Protónica >>>
®
EXOBIOLOGÍA
Por Biól. Nasif Nahle Sabag
Certificado por Harvard en Investigación Científica ICAM

<<< ÍNDICEPÁGINA 12: Fuerza Motriz Protónica >>>