ÍNDICEQUIÉNES SOMOSESCRÍBENOSTHIS PAGE IN ENGLISH
HIPÓTESIS IRREFUTABLES Por Biól. Nasif Nahle
HIPÓTESIS IRREFUTABLES
Por Biól. Nasif Nahle
Fecha de Publicación: 28 de enero de 2007. Fecha de Actualización: 30 de octubre de 2009.

Copyright ©2007 y 2009 por Biology Cabinet Organization

Se le llama “hipótesis irrefutable” a cualquier idea o cuerpo de ideas que no admiten la refutación empírica u observada.

Las hipótesis irrefutables son acientíficas y regularmente intentan contestar a preguntas que inician con “¿Por qué?”.

Las hipótesis irrefutables siempre son ambiguas, es decir, intentan dar una solución a un problema dado y otra solución a la inversa del mismo problema considerado.

Por ejemplo, alguien hace la pregunta “¿Por qué la Tierra se está calentando?”. Algunas personas responderán “Porque los seres humanos emitimos gases de invernadero a la atmósfera”. Si de pronto ocurre un invierno frío y alguien pregunta “Si la Tierra se está calentando por los gases de invernadero producidos por los seres humanos, ¿Por qué hace frío?”. Entonces, las personas que emitieron la hipótesis irrefutable dirán, “Porque los gases de invernadero que emiten los seres humanos provocan una respuesta del sistema climático planetario para equilibrar las temperaturas de la atmósfera”. De esta manera, la hipótesis se vuelve irrefutable, pues no admite que se piense en otra causa del calentamiento fuera de la que los creadores de la hipótesis irrefutable postularon.

Otro ejemplo se encuentra en el origen del SIDA. Algunos pseudocientíficos y escépticos postularon que el SIDA era provocado por los mismos medicamentos usados contra la enfermedad. Si usted pregunta, “Si son los medicamentos los que provocan la enfermedad, entonces ¿Por qué los análisis clínicos acusaron la existencia de la enfermedad antes de que los medicamentos se aplicaran y aún antes de que los medicamentos ingresaran a la Biofase?”, ellos contestarán, “Es porque los análisis clínicos siempre dan falsos positivos”.

¿Puede alguien refutar cualquiera de las anteriores hipótesis? No, porque son ideas postuladas específicamente para confundir al público y conseguir algún favor político o económico, no científico.

Las hipótesis irrefutables se inventaron y tuvieron su auge hace dos siglos cuando la religión luchaba contra el conocimiento científico. Era muy fácil para un prelado contestar cualquier pregunta formulada por un fiel con un “¿por qué?” debido a que la ciencia no contesta ese tipo de preguntas.

La ciencia formula y contesta preguntas realistas, de acuerdo con los hechos observados en la naturaleza. Los “¿Por qué?” no tienen respuesta admisible desde el punto de vista de la ciencia debido a que las únicas respuestas posibles a esas preguntas o problemas siempre serán hipótesis irrefutables poco realistas.

Por ejemplo, a la pregunta “¿Por qué las rosas son tan hermosas?”, los pseudocientíficos contestarán, “Porque el Creador las hizo hermosas para deleite de los sentidos humanos”. Pero si usted toma la rosa por el tallo y recibe un pinchazo, usted preguntará, “¿Por qué las rosas tienen espinas que causan dolor?”, a lo que los creadores de la hipótesis irrefutable contestarán, “Porque el Creador quiso enseñar a los hombres que para obtener el bien hay qué sufrir un poco”. Esta es una hipótesis irrefutable porque no puede ser comprobada por ningún medio.

En cambio, si usted pregunta a un científico la causa del bello aspecto de las rosas, el científico le contestará que tanto el aroma como el aspecto de las rosas podrían deberse a un largo proceso evolutivo que permitiera la supervivencia de las flores atractivas y de olor agradable que atrajeran mejor a los insectos polinizadores. Esta última hipótesis puede ser comprobada empíricamente, mientras que la hipótesis irrefutable no puede ser comprobada, ya sea a favor o en contra de la idea.

Una hipótesis irrefutable no puede demostrarse ni que sea correcta ni que sea incorrecta. No hay medios para demostrar su veracidad o su falsedad. Por ejemplo, mucha gente piensa que sobrevivirá después de la muerte; sin embargo, no hay un instrumento o una metodología imparcial para demostrar que la existencia continuada después de la muerte es una idea falsa. Tanto más, ¡nadie puede demostrar que sea verdad!

Así es que recordemos que una pregunta bien planteada nunca empezará con “¿Por qué?”, y que las hipótesis siempre deben ser postuladas de tal forma que siempre puedan ser verificadas mediante la observación y la experimentación.

INICIO DE PÁGINA ^^



HIPÓTESIS IRREFUTABLES EN LA ACADEMIA

No se piense que la pseudociencia solamente emite hipótesis irrefutables; también puede verse esta práctica en la comunidad científica moderna, mejor llamada comunidad postmodernista.

Un buen ejemplo sobre la emisión de hipótesis irrefutables en la academia es sobre el origen de la Luna.

En 1975, William K. Hartmann y Donald R. Davis propusieron un origen inverosímil sobre el origen de la Luna.

Hartmann y Davis se basaron en los siguientes datos:

1. La concentración de hierro formando el núcleo de la Tierra y la carencia de un núcleo ferroso en la Luna.

2. Las diferentes densidades de la Tierra y la Luna, las cuales son 5.5 gramos por centímetro cúbico para la Tierra y 3.3 g/cm^3 para la Luna.

3. La presencia del mismo isótopo de oxígeno, en la misma proporción, tanto en la Tierra como en la Luna.

4. La ausencia de satélites naturales en otros planetas que se formaron al mismo tiempo que la Tierra.

5. El momento angular de la Luna, que sugiere la acreción (reunión y pegadura) de fragmentos pequeños para formar al cuerpo celeste.

Sin embargo, cada uno de los argumentos antedichos puede ser explicado mediante  la teoría del anillo supercaliente de polvo y gases que rodeaba a la Tierra en sus inicios:

1. Al formarse la Tierra, los materiales más pesados, por la acción de la fuerza gravitatoria, se concentraron en el centro de la masa compuesta por rocas, polvo y gases. De esa manera, el hierro, que es un elemento más pesado, se concentró mayormente en la masa de materiales que daría lugar a la Tierra.

2. Por el mismo efecto gravitacional que concentró los materiales más densos en el núcleo de la masa de rocas, polvo y gases. Los materiales más densos se concentraron en el centro, como ocurre en todo el Universo conocido, y los más ligeros se colocaron en órbitas periféricas. Dado que la Luna se formó con materiales poco densos, su densidad es casi la mitad que la densidad de la Tierra. Creo que esto es obvio.

3. Si ambos cuerpos celestes se formaron del mismo anillo de gases, polvo y rocas, es explicable que ambos contengan el mismo isótopo de oxígeno, en la misma proporción.

4. La formación de planetas en el sistema solar no fue un proceso estocástico, sino determinístico. Actuaron las mismas leyes físicas que actúan en todo el Universo conocido, en la misma forma como actúan en todo el Universo conocido. La presencia o ausencia de satélites naturales en tal o cual planeta no es evidencia en favor de un gran impacto; si no, ¿cómo explicarían la presencia de lunas en Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno? Hasta el planetoide Plutón tiene un satélite, Caronte.

5. Por supuesto que hubo una acreción de la Luna, en esto no hay conflicto; sin embargo, esa acreción ocurrió con los materiales que circundaban a la Tierra desde sus inicios, no a alguna catastrófica colisión entre un planeta del tamaño de Marte y la Tierra. Imagine usted que la Tierra ya está formada a unos 200 millones de años después de la formación del Sistema Solar. De pronto, llega un planeta del tamaño de Marte, salido de la nada y misteriosamente guiado por una fuerza superior a la gravedad del Sol, y choca contra la Tierra convirtiéndola en millones de fragmentos. Ahora imagine que todos esos fragmentos vuelven a reunirse para formar otra Tierra y además una Luna.

Pero la hipótesis del gran impacto para el origen de la Luna es una hipótesis irrefutable porque ni usted ni yo ni algún científico en el mundo puede probar un negativo, es decir, nadie puede probar que la Luna NO se formó del disco de gas, polvo y rocas que circundaba a la Tierra primitiva. Tampoco alguien puede probar que NO se formó a raíz de un impacto de otro planeta sobre la Tierra.

Añadido a lo anterior está el hecho de que la misma evidencia que prueba la acreción de la Luna a partir del disco de gas, polvo y rocas que circundaba a la Tierra, ha sido usada por los proponentes de la hipótesis. Ello fue manipulado de tal forma que no se pueda negar la evidencia, puesto que esa misma evidencia es usada para la hipótesis del anillo. Esto convierte a la hipótesis del gran impacto para el origen de la Luna en una hipótesis irrefutable, es decir, en pseudociencia.

Ningún laboratorio en el mundo puede recrear la formación del sistema solar con su estrella, sus planetas y éstos con sus lunas. Sin embargo, los demás planetas que poseen lunas semejantes a la Luna de la Tierra constituyen evidencia en favor de la hipótesis del anillo de gas, polvo y rocas, y evidencia en contra de la teoría del impacto. Otra evidencia en contra de la hipótesis del gran impacto es el mito de la doble formación del planeta Tierra, una antes del impacto y otra después del impacto.

¿A dónde fueron a parar los fragmentos del planeta que chocó contra la Tierra? Es increíble que la mayor parte de los cosmólogos modernos se esté dejando llevar por los modelos computacionales, no por la realidad.

INICIO DE PÁGINA ^^

Bibliografía

Hartmann, W. K. and Davis, D. R. 1975. Satellite sized planetesimals and lunar origin. Icarus; Vol. 24; Pp. 504–515.

Google
 
Web www.biocab.org
This Website created and kept up by Biologist Nasif Nahle
Copyright © 2007 by Biology Cabinet Organization
ALL RIGHTS RESERVED
®
®
Tell a friend about this page
®
designed with Homestead
ÍNDICEQUIÉNES SOMOSESCRÍBENOSTHIS PAGE IN ENGLISH